EVOLUCIÓN TÓXICA - 2012-016

Evolución tóxica consiste en un conjunto de piezas que configuran un animalario ficticio. Se componen principalmente de tres materiales: huesos de distintos animales, alambre y desperdicios plásticos. El proyecto pretende ser una crítica a la potencia contaminadora del hombre a la vez que un canto a la naturaleza en su persistente intento para asimilar esa realidad.